toyotasureste

Just another WordPress.com site

La nueva referencia nipona

Con mejoras simples pero muy inteligentes, el Camry toma el liderazgo entre los japoneses

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


GUADALAJARA, JALISCO (18/FEB/2012).- 
A veces no se necesita una revolución para rebasar a los rivales. Y este fue el caso del nuevo Camry, que con cambios tranquilos en los lugares exactos, logró, en nuestra opinión, rebasar al eterno enemigo a vencer, el Honda Accord.

El Camry, como casi todos los Toyota, es un auto funcional, equilibrado, bien hecho y durable. La fórmula le ha funcionado tan bien, que el auto ha conseguido el título de más vendido en Estados Unidos por 13 de los más recientes 14 años, los últimos nueve de manera consecutiva. Por esto, los riesgos a tomar cuando le toca un cambio, son mucho más medidos de lo que les gustaría a los amantes de la deportividad y del atrevimiento.

Esto hizo que Toyota mantuviera la misma plataforma y conjunto mecánico anteriores, limitando las mudanzas a la estética y a un muy bien pensado reordenamiento interior.

Por fuera se mantiene, por supuesto, la clásica silueta de sedán tradicional de tres volúmenes muy definidos. Se eliminaron las “rarezas” del antecesor, como la cajuela inspirada en el odiado Serie 7 de 2001 y la protuberancia en la punta central del cofre, justo donde va el logotipo. El único toque de modernidad que se permitieron los diseñadores —más bien pensamos que es cosa de los directivos, ya que casi siempre los diseñadores son más atrevidos — se ubica en la forma de bumerán de las calaveras, mucho más perceptible en un auto de color claro, que en uno rojo como el que tuvimos para pruebas. En la versión SE que condujimos, que busca un aire más limpio que las consideradas de lujo, tenemos hasta un adorno de parrilla en color de la carrocería, algo que nos parece mucho más agradable a la vista que el cromado de las demás versiones. Claro, la estética será siempre tema subjetivo.

Nuevo interior

Es por dentro, sin embargo, donde se puede percibir y disfrutar las mejoras de este modelo con relación al que sustituye. Con mucha imaginación, inteligencia y, estamos seguros, persistencia, los ingenieros de Toyota lograron mover los pedales y los asientos delanteros un poco más hacia delante. También consiguieron mandar los asientos traseros un poco más para atrás y por último, pero no menos importante, hasta fueron capaces de adelgazar el forro de los pilares, lo que sumado a las otras medidas ofrecen un espacio para piernas casi cinco centímetros mayor y una sensación general de amplitud más que bienvenida.

También los materiales fueron revisados, para mejor en la gran mayoría de los casos. Por ejemplo, la parte superior del tablero, la mayor y más visible área interna del coche, tiene ahora un forro acojinado, anti-reflejante y hasta con costuras visibles, en un toque muy deportivo, tal vez impensable en un Camry anteriormente. El SE cuenta con asientos forrados de piel y Alcántara y sólo el plástico que va alrededor de los controles del sistema de sonido y del aire acondicionado desentonan del resto.

Pero el equipo compensa. Ahí están los ya indispensables ajustes eléctricos de espejos, cristales y del asiento del conductor. También está el siempre solicitado quemacocos. Hay una consola central de buen tamaño, dos portavasos; porta-botellas en las puertas (incluso en las traseras); volante con ajuste de altura y profundidad; sistema de sonido con entrada USB, auxiliar y conexión de audio Bluetooth y sistema de navegación GPS, entre otras amenidades.

Para la seguridad, además de los frenos con ABS y los controles de tracción y estabilidad, hay nada menos que 10 bolsas de aire dentro del coche. Será difícil chocar uno por los sistemas electrónicos que trabajan para que el auto se mantengan en su trayectoria, pero si se hace, estará tan o más protegido como pudiera estar en un auto de su categoría.

En resumidas cuentas, el Camry SE es el que ofrece más equipo en el segmento y este es un punto en el que deja atrás, con amplio margen, al Accord, que tendrá que recuperar el terreno perdido al final de esta año, cuando llegue su nueva generación.

Mismo buen manejo

Sin cambios en el motor, que es el mismo V6 de 3.5 litros con 268 caballos de fuerza que viene de su antecesor, el Camry realmente no necesitaba mudar en este aspecto. Esta máquina es una de las mejores del segmento. Acelera con mucha determinación y si se quiere, puede ser frugal en el gasto de gasolina, en caso que el conductor se mantenga alejado de la tentación de pisar con fuerza el pedal derecho.

La caja automática de seis velocidades cuenta incluso con palancas de cambio detrás del volante, pero que nadie piense que el Camry se ha convertido en un “sports sedan”. Porque ni siquiera el ajuste un poco más bajo y rígido de la suspensión, que el SE obtiene en Estados Unidos, está disponible en México, una decisión a la que los ingenieros de la marca llegaron luego de observar el desgaste de elementos a que sería sometido el auto en las condiciones mexicanas.

Lo que el Camry sí es, es un coche amplio, cómodo, potente, seguro y durable. En las curvas, la carrocería se va a inclinar si se exige del auto un comportamiento deportivo. Va a salir de frente, si se entra en una curva con más espíritu que prudencia. Pero esto, todos los que esperan deportividad, ya saben que no lo encontrarán en un Camry. Para la enorme mayoría de las personas, empero, que usan un coche simplemente como una forma de transportarse de un lado a otro y lo quieren hacer con un nivel de confort y espacio sólo encontrado en esta categoría, este nuevo Toyota no sólo no los va a decepcionar, los va a dejar más contentos que en cualquier otro auto en su clase, con la posible excepción, tal vez, del VW Passat.

LA CIFRA
El precio por la versión V6 SE

390,100 pesos

Abajo de este precio, se encuentran las opciones de 4 cilindros. Y un escalón arriba se adquiere el XLE V6, por 401,700 pesos.

FICHA TÉCNICA
Toyota Camry 2012 SE V6

Motor: Frontal transversal; seis cilindros en V; 3.5 litros de desplazamiento; DOHC; 24 válvulas; con sistema de ignición directa de Toyota (TDI). Potencia: 268 cv @ 6,000 rpm. Torque: 248 libras-pie @ 4,700  rpm.

Tracción: Delantera.
Transmisión: Automática de seis velocidades (6+R), con modo secuencial.

Suspensión: Independiente, de tipo McPherson, con resortes helicoidales y barras estabilizadoras, en ambos ejes.

Frenos: De discos ventilados adelante y de discos sólidos atrás, con sistema antibloqueo (ABS), distribución electrónica de la fuerza del frenado (EBD) y asistencia de frenado (BA).

Dirección: De piñón y cremallera, con asistencia eléctrica.

Dimensiones y capacidades:

Largo / Ancho / Alto (mm) 4,805 / 1,820 / 1,470
Distancia entre ejes: 2,740 mm
Peso: 1,523 kilogramos.
Tanque- 64 litros.
Cajuela- 437 litros.

Resultados de la prueba realizada en el Autódromo Guadalajara:

Aceleración de 0 a 100 km/h en 9.97 segundos.
Frenado de 100 km/h a cero en 41 metros.
Cuarto de milla en 15.87 segundos a 131.4 km/h
Velocidad máxima observada: 200 km/h

FUENTE:
informador.com.mx

 

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: